Putas en Valencia

Vacaciones de verano en Valencia

La época estival siempre me recuerda a mis veranos en Valencia, en el pequeño apartamento que alquilaban mis padres enfrente de la playa de Malvarrosa para escapar de los bochornos veraniegos de nuestra querida Madrid.

Mis primeros años de veranos calurosos consistían en dorarme al sol bajo tumbado en la arena, zambullirme como un león marino en las tranquilas aguas del Mediterráneo, jugar a voleibol con los demás extranjeros del lugar y las paellas de todos los Miércoles y Domingos, un ritual culinario que me enseñó a disfrutar de los chiringuitos a pie de playa desde muy pequeño y que acabaría dominando como un experto.

Ya un poco más crecidito, unos buenos 16 años, empecé a juntarme con Gerard uno de los chicos locales que me empezó a enseñar las bondades de la cerveza y los tintos de verano en esos mismos chiringuitos y quien me empezó a animar en que deberíamos buscar chicas con quien tener nuestros escarceos amorosos. Lo más difícil para nosotros en todo este asunto era escoger a que chica atacar, porque en la Malvarrosa todas las mujeres eran bellas sirenas.

Así mi amigo Gerard y yo empezamos a desabrochar los primeros bikinis con descaro y a besar pezones, cuerpos y coños hasta enloquecer, acabando por supuesto con nuestros buenos revolcones por la arena seguidos de baños en el mar. Eso sí a pesar de que no había nada que me gustase más en aquella época que disfrutar relamiendo unos buenos pechos, el Miércoles y el Domingo nunca faltaba a las paellas, aunque más de un domingo me arrepentí de haber estado de discotecas la noche anterior con el inseparable Gerard.

Y así fui avanzando en mi adolescencia hasta que con la edad de 22 añitos mis padres decidieron dejar de alquilar ese maravilloso apartamento y yo deje de veranear en Valencia para permanecer los tórridos veranos en Madrid.

Ya con 25 años recién cumplidos, el año pasado, decidí que me apetecía volver a disfrutar de unas vacaciones bien merecidas en Valencia, disfrutar de esa playa que tan buenos recuerdos me dio junto a Gerard, de sus restaurantes y paellas, de esas cervezas y horchatas bien frías en las terracitas del paseo marítimo, asiqué cogí mi coche y me plante en la Malvarrosa desde Madrid, después de haber dejado medio sueldo en un pequeño apartamento para una semana.

Y así mi primer día, mientras me perdía en mis pensamientos y recuerdos de niñez, de repente me volví a topar con Gerard. Alguien se acercó por mi espalda y me dijo “arriba las manos bandido” y cuando me giré allí estaba mi amigo de juventud y aventuras.

Gerard no había cambiado, seguía siendo el joven divertido y apuesto que había dejado atrás hace ya cinco años y no me sorprendió que esa noche quedásemos para que me enseñara los nuevos placeres que había descubierto en mi ausencia de estos veranos.

Esa noche me recogió en la puerta de mi apartamento y a partir de entonces pasé la mejor semana de vacaciones de toda mi vida, y es q Gerard había decidido llevarme a las mejores putas en valencia. Yo jamás había estado con una profesional del sexo y a pesar de mis múltiples conquistas esa fue la mejor experiencia sexual que había tenido, y además repetí durante esas seis noches de mi estancia. Las jóvenes modelos que contrató Gerard se dedicaron a bailar eróticamente para nosotros para luego invitarnos a su gran bañera de espuma donde estuvieron recorriendo nuestros cuerpos de forma lasciva hasta que no pudimos resistirnos más y tuvimos que embestirlas con todo nuestro deseo. Y esto solo fue la primera noche, luego vinieron cinco más donde disfruté de las mejores lenguas y franceses, de  lujuriosos conjuntos de lencería que tuve que arrancar con mis propias manos y de todas las fantasías, posturas y besos que se pueden imaginar. Llegado el momento me despedí de Gerard y regresé a Madrid.

Ahora ha pasado ya el año y tengo mi periodo de vacaciones. Por supuesto me vuelvo a Valencia de vacaciones a encontrarme con Gerard y a volver a disfrutar de las mejores putas en Valencia. La siguiente cerveza y paella es en su honor.

[Total:1    Promedio:5/5]